domingo, 16 de diciembre de 2012

Mi fantasma favorito.

Volábamos, con lo ligeros que éramos tu y yo, planeando infinitamente en un espacio incababable, para poder apreciar la belleza delo mundo desde arriba.

Flotábamos, tomados de la mano, como si no hubiera un mañana, todo se veía tan pequeño desde arriba, las montañas y edificios eran simples maquetas a nuestra altura.

Reíamos, como si no hubiera otro mundo mas que el nuestro, siendo nosotros los únicos dos habitantes más importantes de nuestra imaginaria tierra, y las nubes, haciéndonos cosquillas en la cara, nos roburizaba, pues el escalofrío de su condensación nos hacía juntarnos.

Mirábamos, a  lo lejos, al horizonte sin fin, y al alba sin término, la luz nos pegaba en las caras y nos hacía poner los ojos entreabiertos, entonces parábamos, para vernos el uno al otro.

Somos uno, querida, uno mismo que vuela y vuela hacia donde no hay imperfecciones.
Fusionándonos con los rayos solares para adquirir más y más afecto entre nosotros.

Existió un momento, apenas unos segundos, donde no percibí más nada, sólo sus dedos, tocando los míos, suaves como la seda, firmes como el marfil, tibios como el verano; ese momento de gozo, es algo que dudo muchísimo que vuelva a sentir en todo el transcurso de mi vida. La luz nos envolvía, nos abrasaba, nos sofocaba, pero de una manera tan placentera, que pareciera como si nada sucediera a nuestro alrededor.

Mis ojos de cerrados, los abrí como platos, y suspirando su aroma, yo estaba ya en mis suelos, contigo bajo mis brazos, tú, siendo tan tú misma, con los ojitos cerrados, soñando cosas que no me imagino, pero que pienso que podría quizá yo hacerselas realidad, su rostro colorado, por la siesta, y de vez en cuando me apretaba contra sí misma, en señal de que no me separara.

Y no, no lo hize.

Tome tus manos con las mías, y contemplé su delicadeza, su fragilidad, su inocencia.
Besé cada una de tus yemas, y te abrazé.

Al despertar, fué todo un sueño, como de costumbre, mi mente haciéndome las típicas jugarretas invernales.
No fué nada más que otra noche, gélida, melancólica, y amarga.
El viento sopla, erizándome los cabellos, enfriándo mis extremidades, encogiéndome, haciéndome imposible el conciliar el sueño una vez más.

"Somos los sueños de alguien más, y quizá nunca sepamos de quién."

viernes, 14 de diciembre de 2012

Anoche...



Anoche, srita…estaba pensando en usted.
Imaginaba cómo usted me tomaba de la mano. Y cómo nos mirábamos fijamente las ventanas al alma, sin decir una sola palabra salir de nuestras bocas.
Esos pensamientos, se iban transfigurando, progresivamente en poesía, en letras de afecto, en cómo yo le podría decir tantas cosas, que pudieran algún día, suceder.
Al fondo, se oía una melodía, que me recordaba su rostro.
Sin pensar más, usted estaba ya en mi mente, desde entonces.
 
Curioso, ¿no es así? Pues a mí sí me parece así.
Si le recitara cualquier bobería, a usted no le afectaría en lo más mínimo, yo lo sé.
Sin embargo, me gusta resaltar que yo no digo ninguna bobería, por eso, me gustaría decir al aire, para que vaya hacia usted el sonido de mis palabras, lo que pensé aquella noche, donde su rostro estaba impreso en mi mente.

Usted, srita; usted es pura como la nieve.
Inocente, inocente como la parvada voladora hacia el sur.
Apaciguada, como la marea crepuscular.
Embelesadora, como la seducción irresistible del súcubo.
Mítica, como la sombra que nos oscurece al desaparecer el alba.
Iluminada, como la vela en la ausencia de luz.

¿Cómo y de qué otra manera podría yo describir cómo me parece usted, al caer la noche?
Encima, estoy embriagado de su esencia, y privado de ella, y eso, ya ha sido por mucho, mucho tiempo. 

Quizá sea hora de desintegrar las fantasías y volverlas un hecho, un hecho que podríamos arribar en nuestra realidad, como nosotros, como uno, como humanos enamorados.
Me invade la supuesta imaginación errónea, diciéndome que de otro modo, mis ilusiones son falsas esperanzas, y no es culpa suya, es mía.

¿Acaso podría ser más persistente en algo que uno no predice con facilidad?
¿Qué caso tendría de cualquier modo, luchar por su mano, si la caricia mortal me la arrebataría de mis manos, para hallarme en vacío de nuevo otra eternidad?

Mis segundos son valiosos, y aunque todo tiene un final, yo persigo incansable la posibilidad casi nula de existencia de afecto invaluable, que se merece usted, al estar conmigo, señorita.

 ¿Habría pensado ya usted, que somos, como humanos, ángeles de un ala, y sólo juntos alcanzaríamos el sol, la luna y las estrellas?

Tóme mi mano.
Agárrese fuerte, es hora de volar...

"Yo sólamente quiero ser su todo..."

jueves, 6 de diciembre de 2012

Emociones Humanas



Las emociones son algo característico de nosotros los humanos, y por el bien de la comunicación entre todos nosotros, debemos expresarnos, lo más que podamos, para darnos a entender lo que queremos decir. Existen varias emociones, como la alegría, la tristeza, o la rabia.
Todas tienen un tiempo para ser expresadas, y cambian constantemente dependiendo de nuestro estado de ánimo con nosotros mismos y con los demás.
Hablemos de cada una de ellas, por medio de sus acciones.
Llorar.
Llorar no te hace debil, es lo que tienes que saber, tenlo por seguro.
El llorar es sólo la expresión máxima de un sentimiento que se asocia con la tristeza y la desesperanza, mas no por eso, eres un don nadie.como ya te lo había mencionado, eres alguien, una persona valiosa, seas quien seas, porque le importas a los demás, y si así no fuera, le importas a tu cuerpo, y a tí mismo.
Valórate.
Exprésate.
No requieres medios externos para expresar lo que tú sientes, y si sientes algo, y no lo puedes contener, exprésalo, ya sea en forma de sonrisa, o de llanto.
Una lagrima viene bien con un abrazo, o con un hombro para consolar.
Sin embargo, después de tu llanto, para reconfortarte, necesitas salir adelante, y nada mejor, que hacer todo lo contrario, sonreir, y mirar hacia el frente, porque tienes todo por delante, 
necesitas salir, sólo te detuviste por un momento, pero hay que continuar el trayecto a la meta, tienes el deber de concluir, simplemente por los principios que vienen contigo que tienes preparados para tí, y el compromiso con los demás, y no por demostrarles algo, sino porque ellos confían en tí.


Sonreir.
Sonrie, no importa que suceda, es el mejor perfil que tiene el ser humano, una sonrisa bien planteada en la cara.
Hazlo por tu bien y el bien de los demás. Para sonreir se necesita poca energía, y es una dedicatoria hermosa para empezar la convivencia, de una sonrisa se despliegan miles de hechos, como la paz, el amor, una buena acción, algo que te gustaría que suceda, porque es algo honesto, y bueno, en sí.
Ríe tambie´n, porque reir te alegra, te aviva, te inspira y hace que emprendas con más energía el viaje largo que llevamos cargando que llamamos Vida.
Alégrate, sonríe porque estás vivo.
Sonríe por los demás.
Sonríe por tu cuerpo.
Sonríe por la vida.
Sonríe por el mundo.
Sonríe por todo lo que existe alrededor.
Hay miles de razones para sonrerir, y lo mejor, es que no necesitas a veces ninguna para poder hacerlo.


Rabia.
O enojo, como otros lo dirían, más bien, sería primero el enojo y después la rabia.
Mientras más estimulado hacia la rabia uno esté en una situación más se enfurece, y esto es catastrófico.
Naturalmente, esto termina en tragedia.
Como quiera que pase, mantente en calma, y poco a poco saca una sonrisa, será dificil, pero con pequeños pasos uno lo podrá lograr, para el bien propio y el de los demás.
Si es bien cierto, que uno no debe hacer desiciones precipitadas, ni actos violentos sin pensar cuando se está en medio de la rabia, puesto que al pasar el efecto enfurecedor, la culpa se abalanzará sobre uno, dejándote en un mar de resentimiento hacia tu propia persona.
Aléjate lo más pronto posible de esta emoción, es peligrosa. Instintivamente peligrosa, y lo sabes.
No te dejes llevar, aunque parezcas derrotado en algún momento, estás tomando la desición más inteligente. Queda como la persona civilizada, y no como el animal que pudo haber hecho un desastre.


A todo esto, quiero llegar a la conclusión de que uno mismo tiene que conocer sus emociones y los actos que vienen en las emociones, que yo consederaría primarias.
Se podría sumar el Miedo, pero ya pronto haré otra entrada sobre eso.
Concluyendo al fin, quiero aprovechar para decir que te conozcas a ti mismo lo más que puedas, date un tiempo para pregutnarte qué es lo que te gusta, cómo eres, quién eres, qué eres, de dónde vienes, hacia dónde vas.
Exprésate, quiérete, manten la calma, y sigue adelante, pase lo que pase.
Por tu bien, y el de los demás.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Si tan sólo los mares fueran piadosos...

Despertaba, como uno de los días anteriores, y me inundaba la ausencia, pues ella no se encontraba en la cama ya, ¿a dónde estaba mi amada entonces? Viré mi cuerpo hacia todas direcciones buscándote, precisando lugares recónditos de mi despiadada habitación escarchada, para saber adónde podrías estar, amada mía.

Y ahí estabas tú, frente a un cristal reflector, que potenciaba tus virtudes físicas, cuando yo te veía por atrás, y se reflejaba tu imagen preciosa en el espejo. Tomabas entonces tus cabellos con tus manos, formando una cola de caballo, y todavía con una carita que despedía su baho en el ambiente frío del invierno. Qué hermosa se miraba en ese entonces; súbitamente notó que yo ya estaba despierto y consciente, mirándola fijamente, enamorado.

Me dirigió una sonrisa y los buenos días, y yo todavía embalsamado de su esencia, no respondía, sólo miraba las curvas etéreas de su cuerpo blanco, con unas vestimentas blancas como las nubes, una simple playera mía, aguada y muy blanda, como de algodón, y sus pequeñas bragas que cubrían su pubis.

—Bue...buenos días. ¿Has amanecido bien? Es raro que despiertes primero que yo.
—Hoy me dió por arreglarme temprano—sonrío.

Me puse de pie, haciendo de lado las cobijas que cubrían mi cuerpo, todavía caliente por la siesta nocturna de nueve horas. Me acerque con ella y rodeándola con mis manos en su cintura, le di un pequeño beso con mis labios en una de sus mejillas, no recuerdo cual.

—Hoy has amanecido más bonita de lo normal.
—Eres un tierno.

Tome algunas prendas, y me cubrí del ambiente, tome un cepillo, y me arreglé un poco el cabello, para no presenciarme tan descabellado.
Tomamos nuestra primera comida del día, después la segunda y antes de la última, paseamos un poco por un jardín que parecía más un laberinto de árboles con hojas secas y cubiertas por escarcha prenocturna, hallamos una banca desolada, como si fuera abrazada por la nieve, y le sacudí esos trozos blancos fríos, para que ella pudiera descansar sus pies.
Aún recuerdo como iba vestida, con sus vestimentas ardientes, y esos ojos incandescentes que me miraban a mi, y sólo a mi, un gorro de lana que cubría sus orejas, y ese aroma tan propio de su persona, el mismo que emanaba de su almohada y sus cabellos, que por suerte y buen destino, podía respirar todas las noches, junto a ella.
Tomaba su mano, delicada como un pétalo de pensamiento violeta, y frotaba un gemelo contra el suyo, en señal de el gusto que tenía por ella, y por su magnífica personalidad.
¿Qué podríamos hablar aquella tarde, qué sentí tantas cosas?
Como si explosiones en mi cabeza estallaran segundo a segundo como música nunca oída, y colores que nadie podía imaginar en esta vida, contando por supuesto, todos los sentimientos innatos e inexplicablemente maravillosos que me ahogaban en tan sólo estar a su lado.

¿Por qué me enloquecía tanto su piel fina como la seda?
¿Por qué no podía pasar un sólo segundo sin su rostro en mi mente?
¿Por qué su aroma estaba impreso en mi mente, como la misma necesidad de respirar?

Finalizando, tomamos café, y dimos infatigables caladas a un cigarro mentolado, en conjunto, sabía gracioso, y nos reíamos de la vida y sus anécdotas y bromitas juguetonas, cosquillas y chispillas que se nos ocurrían, pero cuando íbamos de nuevo a descansar el cuerpo del día, ella me tomó de la mano, en acción juerguista, y me abrazó, como nunca lo había hecho, se reía sin parar no sé de qué cosa, mostraba sus dientitos al mundo, una sonrisa tan encantadora como hermosa.

—Dime que me amas, dimelo, gritalo, susurramelo, házmelo creer.
—¿Por qué decirtelo con simples palabras, si puedo hacertelo creer fusionandonos el uno al otro?
—Picarón.
—Tú lo has dicho. —repliqué.

Nos acostamos en la amplia cama, y hubo un momento en donde nos quedamos tan cerca el uno del otro que parecía que eramos sólo uno, un mismo ente que disparaba amor a todo lugar, y que no importaba ya nada, tan sólo ese prometido segundo.

Me tocó uno de sus labios, de poco en poco, apenas se rozaban, y podía absorber cada molecula de su aliento, y sus palabras, y las mías, y nuestras miradas, y el sentimiento, y su cabello, y las ropas entonces parecían estorbar solamente.

No hicimos el amor, él nos hizo a nosotros. Una velada erótica y romántica, que nos fundía en esferas de unión, esperanza y amor. Ese día no importaba nada, éramos ella y yo.

Y fuimos así, y éramos así, y seríamos así...inocentes como niños, perdidamente enamorados como adolescentes, y por siempre juntos, como los ancianos inseparables...





"Just Kids - Echo Lake"


lunes, 29 de octubre de 2012

La última vez que estuvimos solos.

Y era una tarde de caída de hojas, de color marrón claro, agradables a la vista, en donde tú me viste llorar una de mis primeras y últimas veces.
¿No lo recuerdas aún?
Quisiera hacerte refrescar esos recuerdos, donde me abrazaste una vez, y me consolaste de mi llanto desesperado. ¿Tienes alguna idea por ahora, de cómo hacerlo?
Tampoco yo...

Y es que, sembrando y cosechando todo lo que sentí en aquellos años, ausentes, sombríos en mi profunda amargura, no valen la pena traerlos de vuelta a la consciencia.
¿O tú qué creés?

Tomaste mi sombrero, viste mis lagrimas caer a la tierra, como si se las estuviera tragando, y de ahí pronto crecería una flor. Una flor tan bella como tu mirada.
¿Sigues sin creerme?
Me arrullaste un poco, pues estaba inconsolable, me tomaste entre tus brazos y me recostaste en tu vientre, quitandome del viejo tronco donde me apaciguaban mis lágrimas.

Me dijiste cosas muy bellas, y aún recuerdo el aroma de tus dedos, acariciándome los cabellos, mientras caían y caían las hojas, haciendo un mar incansable de ensueño.
¿Qué tantas cosas me habrás dicho? ¿Qué yo sólo pensaba sollozando en cómo podría amarte de la cabeza a los pies, con riguroso sabor de mis labios, querida?

Me dormi en tus piernas, y cuando desperté, tus pies blancos, descalzos, con los dedos afuera, se movían como pequeños gusanitos en la hierba. Qué hermosos eran, como si fueran pedazitos de melcocha, bombón y demás dulces de azúcar, que quería acariciar en mi rostro, mojado por la soledad.

Me miraste una vez más.
"—¿Estás más calmado ahora?"
"—Si, ahora me siento mucho mejor."
"—¿Verdad que sólo necesitabas un abrazo?
"—Eso pareciera, aunque me siento triste todavía, y solo."

Una mueca se desplego volando de tu rostro, y me retiró tu mano los cabellos que tapaban mis ojos del llanto.

"—Bésame, antes, y ahora, pero no después de que sea demasiado tarde, ¿me oíste? Bésame."
Obedecí.

El beso fué largo, pero lo sentí tan corto como el sonido que hacía una hoja al crujir con tus delgados pies de fuego.
Después de eso, te fuiste...

"—Es ahora cuando es demasiado tarde."
"—Pero..."
"—Ya nos encontraremos en un futuro, —susurró— En un futuro no muy próximo, pero ni tan lejano para que entres en melancolía de nuevo."
 "—..."

Te desvaneciste entre el paisaje de hojas verdes marrón, y ya no te ví.
Mi voz ya no te tocaba, por más que yo gritara.
Ya no estabas ahí, y hoy, sigues sin estarlo...

Y aquella, fué la última vez que estuvimos solos.




"Si me vas a amar, procura no olvidarme nunca."

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Típico y común: Relaciones amorosas...(Y sí, sexo.)

Acá estamos de nuevo hablando sobre las relaciones amorosas, gente.
He pasado algún tiewmpo en el twitter y me dí cuenta de que el 99% de los tweets, son relacionados a la vida de pareja. (El 1% que sobra son con todo respeto: Mam*das.)
Hemos de discutir ahora por qué se habla tanto sobre estos temas a esta mi edad (Casi 20 años.) pues es muy popular el tener alguna pareja a esta edad, según me doy cuenta, como mencionaré ya dentro d eunos años, el tener una pareja en tu vida adolescente, te hace tener cierto grado de diplomacia entre la gente, lo que ayuda muchísimo a ganar reputación facilmente. (Ojo: Si la pareja se pierde, la reputación se va a la m*erda con ella.)

He clasificado esto en típico y común (Nuevo tag), porque es algo que pasa cotidianamente en la vida, ¿y cómo nos podemos dar cuenta de esto?
Sencillo, abres tu News Feed de Facebook y lo primero que te aparece son esas imagenes de Desmotivaciones, "Indirectas", Tweets amorosos, y demás cosas relacionadas con este tema.
Es importante mencionar que todo esto no es malo, de hecho ¿por qué lo sería? si es algo completamente normal. A mi muy personal opinión, se vuelve malo cuando esto ya es dependencia y se da principalmente por falta de actividad sexual.

¿Actividad sexual? ¿Es por eso todas esas cosas que publica la gente común?
Así es.
La mayoría de la gente que publica todo este tipo de cosas sobre temas relacionados a la falta de noviazgo y proyección (Véase, Mecanismos de defensa de Sigmund Freud: Proyección) en los demás sobre este mismo tópico, está resentida, reprimida sexualmente, y como ya mencioné antes, se da por la falta de actividad sexual.

Hay varios símbolos que nos permiten saber cuando una persona necesita actividad sexual.
  • Te ves al espejo y dices "No estoy tan mal."
  • Compartes tus imágenes de amor en Facebook/Twitter.
  • Proyectas todos esos sentimientos reprimidos en alguien más.
  • Tus amigos te ya no te preguntan cuándo fué la última vez que tuviste algo con tu pareja.
  • Empiezas a ver guapa a la gente que nunca te fijaste.
Estos son algunos síntomas, y repito, esto no es malo, uno puede decidir su sexualidad y liberarla como más le guste, (Excepto con niños, eso es enfermo.)

La gente tiene que tener (valiendo la redundancia) bien claro, que el sexo en una relación no tiene absolutamente nada de malo.
Yo sinceramente no entiendo porqué se da este tabú aún.
Total, consíguete una habitación y libera todas hijas de p*ta hormonas lo antes posible.

Esto ha sido por hoy todo, espero que lean esta y mi próxima entrada, un saludo.

sábado, 25 de agosto de 2012

Vida Universitaria: Guía de supervivencia para la universidad.

Hay gente, queridos amigos, que no se dan cuenta en dónde están parados mientras fuman un cigarro en el área de fumar, o mientras checan su Facebook en clase mientras el profesor explica una parte importante de lo que vivirás tus próximos años de vida (Si es que te dedicas a tu profesión). Y es por eso que como les prometí, aquí está la segunda parte de la Vida universitaria, esto es una guía eficaz y muy completa para hacer de tu vida universitaria algo de lo que te puedas fiar.

Vamos empezando.

Aprovecha las oportunidades.
 En una de mis películas favoritas mencionan algo sobre las oportunidades, y es algo muy cierto, "las oportunidades son como el Tour de Francia, las esperas todo el tiempo y cuando finalmente pasa, no lo viste" (Bueno, en realidad dice otra cosa, pero eso es cosa mía.)
Cualquier oportunidad que se te presente tienes que tomarlo, es claro que tienes que hacer un juicio de valor de si te conviene tomar ese pequeño empujón o no, aunque si es algo que te ayudará con valor curricular o valor personal simplemente, agárralo, puede que después no puedas.

Los libros son tus amigos.
Hace una entrada hablábamos de los ratones de biblioteca, para todo aquello que piense que esas personas son nerds, bueno, hoy son nerds, mañana estarías limpiando sus zapatos, (la vida es una perra.) quién sabe. Si lees, muy bien por tí, pues todo lo que tomes de un libro te ayudará sobremanera en tu profesión, en mi caso, yo leo libros de superación personal, algunas novelas (¿Por qué no?) y filosofía. Cosa que me ayudará mucho cuando esté con un paciente, dándole terapia, y éste individuo esté confundido, no sabe a dónde ir y necesita unas palabras de aliento.

Amigos sólo los necesarios.
No te hartes de ellos; no estoy diciendo que no le hables a nadie, y que te prives de toda acción social, pero está bueno que tengas sólo los suficientes, pues algunos podrían influenciarte de mala manera, (y aunque ahora estés diciendo que tus amigos son unos angelitos, ellos te cambian la personalidad inconscientemente.) y así poder modificar algo de tu vida académica, para bien, o para mal.
Elígelos con sabiduría, y a cualquiera que no te esté dejando nada bueno, aléjate de él, toma distancia y continúa tu camino.

Buena actitud siempre cuenta.
No seas un amargado ¡Por el amor de Dios!, la gente debe ser positiva, optimista, viendo al frente y al cielo, no te amarres a la depresión y siempre ve por lo mejor, toma una buena actitud ante todo y siemrpe da lo mejor, eso te abrirá muchas puertas.

Atención para calificación.
No todo en la vida académica son calificaciones, he conocido un par de sujetos que se han ido a examen extraordinario y terminan sabiendo más que el grupo entero. Si estás en clase, ¡pon atención, caramba!, tienes algunas buenas razones para hacerlo, principalmente porque has pagado por las clases y aunque vengas de una familia de dinero, te ha costado. Y una segunda, quizá eso que dice el profesor, no lo vuelva a repetir, así que tienes que aprovechar.

Primer lugar desde el inicio.
 Sobresale entre los demás, participa, házte notar entre los profesores y las cosas cambiarán gradualmente, recomiendo primordialmente que te sientes en un lugar estratégico del aula, en donde no te puedas distraer tan fácil y puedas poner atención, así como que te tomen en cuenta la participación primero. No querrás ser de el montón, ¿verdad?

Participación es importante.
La participación es vital para una vida académica sana, y cuando digo sana, es que no tengas dudas, y que no te hagas bolas entre tus propios conceptos. Si tienes alguna duda, participa preguntando si estás mal, o estás bien, recuerda que es mejor hacer una pregunta "tonta" que quedarse con la duda, y entonces sí, ser un tonto.

Relación por la emoción.
Las relaciones son fundamentales en la universidad, amorosas, me refiero. Esta clase de cosas aumentan el ánimo y te motivan a seguir adelante. Es claro que tendrás problemas, incluso podrías dejarle de hablar a tu ex, pero esas cosas pasan, no hay porqué quejarse y amargarse toda la vida universitaria. Si puedes tener una experiencia amorosa con una persona, tenla, aquí también entra la regla número uno, de las oportunidades. ¡Aprovecha!

Adaptación, podría salvarte la vida.
Escucha, la gente no va a ser como tu quieres que sea, incluso jamás puedas cambiarla, y mira, eso no lo puedes detener. Adaptate a la gente, al ambiente y a toda cosa con al que te encuentres, (Me imagino que sabes de qué se tratan los valores de la tolerancia y el respeto.) así que da marcha adelante y empieza a vivir tu vida sana de la universidad.


Estos son más o menos los principios básicos si quieres tener una carrera excelente, buena y socialmente agradable, (Las noches de desvelo por los trabajos para el lunes, pues...esos son normales.) sigue los pasos al pie de la letra y verás como todo empieza a cambiar para mejor, un saludo y ¡muy buena suerte!

lunes, 20 de agosto de 2012

Vida Universitaria: Categorías primarias.

Buenas noches.
Estos pensamientos me han estado matando desde que voy en el segundo semestre de la Licenciatura.
Empezemos, pues.
La gente, en la vida universitaria, es típica, predecible, sociable, amable, e incluso perdurable, sin embargo, podemos dividir a la gente en categorías muy específicas, como si fuéramos a tomar muestras de alguna población, o tomáramos varias herramientas de una caja y sólo escojiéramos los desarmadores y martillos por otra parte.

Según la observación que he ideado durante mi estancia en la universidad, hay 5 tipos de gente:
  • Los Universitarios Americanos de los 80.
  • Los Ratones de Biblioteca
  • Los Aislados
  • Los Rencorosos
  • Los No maduros
Si empezamos por explicar a los UA80 (por sus siglas), podemos darnos cuenta de que hay personas que pasan su vida universitaria como si fuera una película americana de los 70's-80's. Fiestas, sexo, relaciones, alcohol, cigarros, drogas (opcional), embarazos, conciertos,  viajes, vergüenzas; basicamente podemos llamar a esto una vida llena de emoción para algunos, sin embargo personalmente no le veo el atractivo. (Reservo mis comentarios acerca de esta categoría.)

Un ejemplo de estas personas:

 
(Tengo que mencionar que Katy Perry no está en las universidades, lo siento :(  )


Los Ratones de Biblioteca son más fáciles de distinguir, normalmente es gente que se mantiene en soledad y devora libros como devoraría un ratón una hoja de lechuga fresca recién arrancada del campo. Son gente compleja, quizá podría tener algunos problemas emocionales o de personalidad, o quizá no, sería sólo cuestión de tratarlos, algunos son sólo solitarios, pero cuando alguien les habla ellos no huyen, sino que participan en la coversación y pueden durar así hasta el resto del día.
Personalmente, me gustaría mencionar que yo entro en esta categoría.

Imagen relacionada:



Los aislados también son fáciles de reconocer, es gente cerrada. Normalmente está junto con una misma persona sus semanas enteras, meses, hasta podrían durar años juntos en la universidad. Es interesante y me gustaría oír una conversación entre algunas de estas personas. 

Los rencorosos, son personas cerradas, también, pero hay una característica especial en ellos, tienen un especial rencor hacia la gente que no es de su "grupo" de amigos. Es casi lo mismo que los aislados, pero éstos tienden a cerrarse aún más hasta un punto de rencor y represión escondidos.

Los No Maduros, (Fíjese que no se usa el término ) son personas parecidas a los UA80, más éstas, no tienen tiempo para dedicarle a el estudio de su carrera, esto es fácil de ver, pues no entran a las clases, son generalmente irregulares en las materias.

Relacionado:
Tengo que reiterar que Katy Perry ya no cursa la universidad, lo siento. :(


Conclusiones:
Es interesante cómo el comportamiento de las personas varía dependiendo de su personalidad (Suena lógico.) y cómo influye el comportamiento de los demás para que una sóla persona cambie en todo su estilo de vida. (Véase: Mecanismos de Defensa de Sigmund Freud: Supresión/Represión) Uno puede tomar la vida universitaria como más le convenga, incluso podría ser una combinación secundaria de alguna de las categorías que mencioné, para así lograr un ser íntegro en la vida universitaria y poder sobresalir.

Próximamente publicaré una entrada relacionada al cómo sobrevivir en la universidad.
Saludos.

domingo, 5 de agosto de 2012

Sobre las hojas...

Ahí estaba mi fantasma.
Sobre una devastación inmunda, que aceleraba el pulso que no tenía en un charco de sangre que podría parecer otra cosa.
El humo de mi energía desplegaba paz, pero una soledad intranquila de manera simultánea que inspiraba calma mental.
¿Qué hacía yo en ese lugar, si no era destruirme?
Cuando el apogeo de mi llama se acercaba a su fin, una hoja, arrugada, sepia y crujiente, cae a mis pies. Y con ello, una lágrima de vida.
Me tenía encerrado por mucho tiempo, ya no recuerdo que era lo que me hacía sentir vivo, porque quizá ya no lo estaba, un relámpago de recuerdos me quitaban salud, cuando imaginaba que caminaba sobre un paisaje, llano pero hermoso, que hacía que las flores brillaran y dieran su cara al sol extinguido que ya no les proporcionaba alegría.
Y ahi estaba yo, ahí estaba mi fantasma, pisando sobre las secas hojas, con mis pies de velo descalzos...
¿Qué hacía yo en ese lugar, si no era disiparme?
Suavemente, en la niebla, me desplazaba como un caracol, hacia una dimensión que nadie conocía, las llanuras de mi mente se hacían profundas, así como mis heridas.
Mis pies comienzan a sangrar, pero yo ya no siento dolor.
Llueve, pero no agua.
Hojas.
Todas escupían un veneno de una boca que no tenían, haciendome retorcer para parecer inferior a todas esas flores caídas, en la plenitud de la eternidad.
En un abrir y cerrar de ojos, yo ya no estaba ahí.
Era sin duda el charco de sangre que me había despertado de mis recuerdos falsos.
Pero, ¿Qué hacía yo en ese lugar, si no era sufrir?
¿Acaso lo sabes?
¿Por qué me lo ocultas?
¿Ha sido entonces todo una malgina trampa?
Mi humo se eleva, como yo mismo.
Ahora estoy más arriba de lo normal, levitando en la oscuridad, meditando todas aquellas cosas que debí hacer cuando vivía, mas ahora, ya no es lo mismo intentarlo.
No tiene un sólo sentido seguir caminando, si mis pies estan brotando lo que me queda de el líquido carmesí vital.
Finalmente, yo me encontraba ahí.
Y ¿Qué hacía yo en ese lugar, si no era....morir?


sábado, 14 de julio de 2012

Hoy, volvemos a hablar del amor.

Así es, es así como incia otra entrada en mi blog.
Me parece que ya habíamos quedado en claro todo el proceso del enamoramiento (con un esquema mas o menos real) y como sucede todo, aunque hoy vi un comentario interesante en el Facebook, que me dió Insight y me inspiró a escribir esto.
Primero que nada, ¿a qué le llamas amor?
¿Amor a una persona, cosa, objeto, animal etc?

Hay que dejar una cosa bien en claro, uno puede amar a quien se le pegue la gana (Así, textualmente.), pero una vez más la sociedad ha corrompido este término para hacerlo una cosa más subida de tono. Un ejemplo.

Llega una persona y le dice a su amiga:
-Sabes, te amo.
Y esta chica se queda con la cara de "¿¡Pero qué caraj*s?!"

Analizemos esto.
El amar en un sentimiento más profundo que el apreciar o simplemente querer, ¿qué tiene de malo entonces decirle a una persona que la amas de todas maneras?
Nada.
Aunque es bastante complejo explicarle a una persona simplona que una persona tiene eld erecho de amar, querer y apreciar a quien se le da la gana, cuando quiera, y en donde sea. (Quizá donde sea no.)

¿Esto por qué?
Porque amar es un sentimiento común, y propio del ser humano; un animal puede quererte o apreciarte, pero ten por seguro que él no te ama. No puede, no razona.
En cambio un ser humano puede amar.
No sé si esto esté quedando un claro, asi que para eso hize esta gráfica:


Como pueden darse cuenta, el nivel de afecto que da una persona que ama, es mucho mayor que otros verbos como el querer, amar o apreciar.
Y claro, el amar se puede dar incluso fuera de la relación de pareja, uno puede amar a una persona extraña si así lo desea,  pero está claro que socialmente esto es ridículo. (Sin embargo no tiene porqué, por que así como tu amas a tu perro, puedes amar a una persona incluso si apenas la conoces, si así lo deseas, y esto claro no impedirá que la otra persona se saque de onda y te deje de hablar [El administrador de este blog no se hace resposable si te dejan de hablar por aplicar los términos correctos con una persona simplona.])

Ahora, pasemos a otro punto.
¿Cómo es una relación amorosa?
Esto es relativamente sencillo, porque la relación es funcional, esto quiere decir que depende de ambas personas (O 3, quizá más, depende de tus gustos) para que funcione la relación.

Para empezar una relación se acordarán del mapa del la atracción que posteé hace unos días.
Inicia primero con la interacción social, el gusto, enamoramiento, etc.
Pero, ¿qué pasa si no hay función en uno de ellos?
Estaríamos hablando de una relación engañosa.
¿Cómo así?
Por ejemplo, si una persona no tiene el mismo gusto que tú por él/ella, entonces la relación no puede avanzar, está atascada.
Veámoslo en una forma mejor explicada:

Expliquemos:
Si la persona A como la persona B tienen percepción, conocimiento e interacción con la persona, existe la posibilidad de que haya gusto-enamoramiento, es decir, que ésta persona adquiera la habilidad de tener un afecto especial por la otra persona, si esto llena un nivel base aceptado, entonces se da el inicio del compromiso con la relación amorosa en función de que la otra persona tenga la misma habilidad y haya adquirido lo mismo por la otra persona, si esto ocurre, existe la posibilidad de haber una relación afectuosa, y es a lo que yo llamo el amor sincero.

Hasta aquí llegamos hoy, saludos, les recuerdo que el administrador de Escapa de tu Mente no se hace responsable por confundir más personas con todo esto o si te dejan de hablar o te deja tu novia/novio.

¡Saludos!

miércoles, 11 de julio de 2012

Reuniones informales...Formales también.

¿Nunca se han preguntado por qué la gente (y cuando digo gente, hablo de la gente de más o menos mi edad y adultos en general.) se junta/reúne para beber alcohol y fumar?

Está claro que el alcohol hace que sueltes la sopa más rápido y te pongas relativamente "feliz", pero ¿por qué lo hacen?

¿Acaso será una tradición que hemos estado cosechando la humanidad por ninguna razón válida?
¿Nunca se han preguntado por qué en lugar de beber alcohol y fumar tabaco, mejor se juntan para oler flores, u oír música pero sin bebidas algunas?
¿Qué gana uno con eso?

Personalemente pienso que es un medio de ganar reputación (¿Recuerdan la teoría del juego de rol?) entre tus amigos, conocidos y a la persona que te gusta. Inconscientemente después de tener la experiencia de hacer una borrachera y contárselo a todos los demás, te hace ganar cierta reputación ante los demás y por ende eso provoca que te inviten o salgas más seguido, pues porque está claro que el alcohol es adictivo.
Aunque todo se basa en que el hombre civilizado tiene que tener cierta experiencia de TODO para así poder conseguir una pareja que presuma de él/ella diciendo cosas como:

-"Mi novio sabe mucho de cigarros, él ha probado de todos.."
-"Mi novia ha ido a muchas fiestas, es una persona muy sociable y divertida."
-"Yo tengo un amigo que le encanta ir a borracheras, es muy gracioso."

Y de nuevo, eso hace llamar la atención de los demás de manera inconsciente, y claro, pone a pensar a las demás personas, del mismo sexo o del sexo opuesto que eres una persona sociable, fiestera, amigable, graciosa, etc. y por ende la chica/el chico que te gusta pensará cosas como:

-"Bueno, ese sujeto es muy divertido, y sabe de fiestas, de alcohol y de cigarros"
Lo que pasa a ser un "Vamos a intentarlo."
Y posteriormente, si después de todo no te gustó la experiencia de una relación amorosa con un borracho, bueno, ahí van los orígenes de las historias de amor mediocres como muy la mayoría.

Qué predecible.

Todo es en base a la reputación social que demuestra una persona para poder conseguir una pareja, en eso se resume todo esto.

Cambiando un poquito de tema, mis amigos y yo somos diferentes, pero hay cosas similares que hacemos, como todo jóven etiquetado, como beber y fumar.
Aunque lo nuestro es un poquitín más interesante, nos reunimos para hablar de libros, de filosofía, de argumentos inválidos válidos, política, humor negro, temas de conciencia social, temas polémicos y más.

¿Por qué no toda la gente puede ser así?
Sencillo, la reputación. (¡La reputación, recuerden!)
Por medio de modelamiento e imitación la gente común y corriente ha tenido que optar por seguir las mismas costumbres sociales (Si eres un poco lento para comprender todo esto, estoy hablando de fumar y beber, y jugar billas y hablar de fútbol y esas cosas comunes entre la gente común y corriente) que la mayoría de la gente común y corriente toman para hacer populares entre sus amigos, sus no amigos y la persona que le atrae, pero ¿por qué pasa esto?

Por medio del modelamiento y la imitación, estas personas comunes han visto cómo a demás personas comunes y corrientes, les funciona éste método. Por ende, lo aprenden, lo imitan y tienen una chispa de esperanza de que les funcione a ellos también.

La gente es muy predecible, en especial la gente de mas o menos mi edad, si estás leyendo esto, piensa sobre tí mismo, no seas igual que los demás.
Sé original.

¿Ven de lo que les hablo? Estas fotos rondan por las redes sociales.

domingo, 1 de julio de 2012

La muerte, y sus intermitencias.

Hoy, he estado por quinta vez muy cerca de la muerte.
Varios de nosotros sabemos más que nadie que la muerte es un acontecimiento terrible, aunque muchos cerdos de la sociedad piensen lo contrario, una muerte cercana es una experiencia terrorífica e incluso motivamente de algún modo.
He tenido varias preguntas que me quisiera contestar yo mismo, pero es preciso señalar que necesito ayuda de la demás gente para ayudarme a resolver estas implacables dudas.

¿Por qué la gente se acerca a Dios cuando la muerte está un paso adelante de esta persona?
Se lo pregunté a un amigo, y él me dijo que era para reconciliarse.
Sin embargo, no hallo lógica alguna, es decir, toda la vida maldiciendo, reprochándose acerca de la existencia de un Dios para que finalmente puedan decir "Perdóname Dios mío si estás por ahí, dame la entrada a tu paraíso que nunca creí".
¿Es eso?

El egoísmo y soverbia son parte de un humano común y corriente.
Pero ¿acaso no podría abrir la gente un espacio a dejar toda esa soverbia y entrar entonces de lleno a el respeto?

¿Qué pasa cuando estás en el velorio de una persona, a la cuál amaste, y de repente todos rezan a su Dios, pero tú estás callado, sin poder pensar NADA, queriendo decirle algo al más allá para que te den el permiso necesario de expresar lo que sientes a un Dios el cuál no creías?

Es incómodo, ¿verdad?
Sí, lo es.

"La muerte es sólo un paso hacia la vida eterna" decía el sacerdote esta mañana en el entierro del padre de un muy amigo mío.

¿Qué hay después de ese paso tan largo y tan místico el cual nadie quiere pasar por él?

Esa es una de las grandes preguntas de la sociedad de todos los tiempos.
Es inevitable pensar en ello.

Yo no entiendo, cuál es el porqué de todo esto.
Me siento incómodo incluso yo mismo, al rezar en medio diciendo "Señor, perdona a este imbécil que nunca creyó en tí y ahora se arrepiente por no haberlo hecho toda su vida".

¿Es así?

Me gustaría que uno mismo tomara un pequeño momento de su tiempo del día para pensar esto.
Está bien si tu creés.
Está también bien si tu no crees.

¿Qué pasa entonces?
¿Te traicionas al final de tu camino? (Supongo que es así entonces, ya nadie se dará cuenta después de que dejen tu cuerpo diez o quince metros bajo tierra, en donde no podrás hablar ni una palabra más.

Mantente recto, firme, regio ante toda circunstancia, no traiciones tus ideales, ¿eres tan débil entonces?

No es sólo una pregunta, es una revolución dentro de uno mismo.


miércoles, 23 de mayo de 2012

Hoy no seré humano..

Ahí estaba yo, en una contraesquina, parado, haciendo varias caladas a un cigarro a la mitad. Miraba, fijamente el cielo, tan esplendoroso esa tarde que lo recuerdo bastante bien, con unos tonos azules deleitantes que saboreaba con sólo mirarlos de reojo.
Hoy, si me lo permites, querida vida, quiero ser un satélite.

Que esté en la atmósfera visible del ojo humano, para verlos a todos y a todo; desde acá arriba puedo ver cómo un ave magnífica posa sus diminutas patas sobre la copa de un árbol de moras maduro.

Mírame, hoy estoy por encima de ustedes, mañana ustedes por arriba de mi, y así hasta que nos elevemos a un punto tan majestuoso en donde nos perdamos en la infinidad absoluta espacial..

¿Espacio? ¿Estamos ya en el espacio? ¡Quiero ver el espacio! ¡Los planetas!

Ahora quiero ser un planeta, quiero tener mi propia órbita espacial, y mis propios satélites naturales con los cuales pueda hablar de manera inacabable hasta el fin de los tiempos, nunca me cansaría de ustedes, chicos. ¿Me lo concederás?

Nos alejamos más y más, el espacio también se aleja de nosotros de manera que estamos un poco más cercanos unos de otros mientras nos disipamos en una masa incontrolable y eterna.

Somos una galaxia, ya no un planeta.
Mírame, hoy estoy por encima de ustedes, mañana, ustedes por arriba de mi.

¿Es aquello otro sol?
Soy más grande que el sol de la vía láctea, y crezco, crezco y crezco más...
Ámame, universo, yo te amo. ¿Me amas?

La infinidad me atrapa inconcebiblemente en un éxtasis.
No veo nada.
Estoy sólo.
Mis satélites han desaparecido.
Soy un planeta de nuevo, y empiezo a caer...

Creo que eso es la tierra, que se aproxima más y más cerca de mi cuerpo, porque ahora, volví a ser un satélite.

Pedacitos de asteroides sueltos en la capa de ozono tropiezan con mi rostro, pero no me hacen mas que uno que otro rasguño brotandome sólo unas cuantas gotas de sangre fresca espacial.

Ya puedo ver los paisajes de nuevo, estoy muy arriba, muy arriba de todo y de todos.
¡Mírenme! ¡Hoy estoy por encima de ustedes! Mañana, Ustedes por arriba de mi.

¡Ámame planeta! ¡Déjame caer firmemente en tus tierras o en tus mares! ¡Porque a ti como al universo los amo profundamente!
¿Ustedes me aman?

Mi cuerpo se calienta tanto que sobrepasa miles de grados celsius, vamos en picada, mi ropa ya no está, ya dejé de ser un satélite, volví a ser humano y ya puedo ver a las personas bajo mi perspectiva, ellas no me ven a mi, no por ahora.

Es extraño, porque tengo miedo, mucho miedo.
Tierra...amada tierra ¿Por qué no me atrapas gentilmente?

Mis gritos son insonoros a mi oído.
Mis lágrimas son insensibles a mi pálido rostro.
Mi cuerpo, en una profunda ignición se deshace...

Poco antes de caer en la tierra, yo ya no soy humano, volví a ser cenizas.
Y mirenme, soy cenizas, hoy estoy encima de ustedes, mañana, ustedes por arriba de mi.


miércoles, 9 de mayo de 2012

Amnesia, mi comienzo y mi final.

¿Adónde estoy?
Solía pensar ahí entonces en muchas cosas, como generalmente lo hacía, todo va bien, mis manos en los bolsillos y comienza a llover con estruendo, un relámpago lo indica de manera repentina, caen las gotas sobre mis manos de manera espontánea y es ahí cuando comienzo a sentirme mojado.
¿Qué hago aquí?
Me duele mi cabeza, no sé que sucede, huele a humo. Auxilio, alguien ayúdeme.
Mi imagen aparece súbitamente en un lugar que desconozco, ¿quiénes son ustedes?
Soy un fantasma, no me siento a mi mismo.
¿Qué es de mi ahora?
¿Quién eres? ¿Por qué me miras así?
No siento calor, no siento la luz, no siento mis latidos, no siento mi respiración, sólo miradas frías.
Déjenme caminar. Porque no sé adónde estoy.
Y empiezo a ver las luces que siguen a mis ojos pero aún no lo puedo creer, no escuho ningún sonido.
Lo encuentro tan dificil de creer; estoy empapado.
¿Dónde estoy ahora?
Hay una luz al final del horizonte, y quiero llegar ahí.
Maleficios que me impiden caminar, ahora soy un cojo, encima.
¿Por qué me miras así?
Se está nublando mi vista, un color marrón colorado empieza a fluir desde mis ojos, es pesado, pero creo que debo continuar.
Ya no soy un antes.
En un momento saldré del orificio de mi mente, esto no es real.
Si sufro esto no es real.
Déjame aquí, cuando las bolitas blancas semejantes al papel caen sobre mi eje, mi pulso disminuye hasta un punto en el que encuentro la fatalidad mortal en mi interior de manera agradable.
¿Y ahora, dónde estoy?
No puedo pretender que no sé, estás ahí y podrías disimular un saludo sarcástico mientras me miras sin piernas y la mirada nublada, como un atardecer de otoño. ¿Soy yo al que buscas?
No eres tú.
Sí que lo soy.
Déjame solo, hoy es día de llorar también, si no me equivoco. ¿Más relampagos?
Son demasiados esta vez. Vamos a correr, no importa que no tenga piernas, la luz al final del horizonte me espera. ¿Ellos quienes son? ¡Alejense de mi! ¡No me hagan daño!
La cumbre está aquí conmigo, e inexplicablemente llegué sin mis piernas, hace un viento extrañamente frío, y la luz al final fué mentira, ahora ya no puedo ver nada, el color marrón de el agua escurriéndome tras mis orejas y párpados es incontenible.
El sonido de los truenos y rayos ya no lo soporto.
¿Qué es esto?
¿Adónde estoy?
Si sufro no es real.
Auxilio, alguien ayúdeme.
La fertil tierra be abraza y amortigua mi caida a mi cabeza una inmensa roca.
Mis párpados se abren, estoy increíblemente mojado, está lloviendo un poco y los autos pasan a mi alrededor como si no sucediera nada, como si fuera un drogadicto en medio del trance psicótico.
Me duele mi cabeza, mis tímpanos resuenan, mi mirada es débil, caí, colapse, burlé a una muerte, se podría decir.
Intento levantarme, y sin embargo, caigo de nuevo. Mis rodillas sangran, y creo que no es la única parte de mi cuerpo que lo hace, miro hacia enfrente, y continúo mi camino.
Las luces siguen mis ojos y aún no lo puedo creer.
La lluvia es uniforme en mi sendero y parece que yo también estoy lloviendo.
Estoy empapado.
¿Adónde estoy ahora?
No, no es cierto. Si no sufro, es real.


lunes, 7 de mayo de 2012

¿Qué pasa cuando una persona no es lo que esperabas?

El proceso de reconocimiento personal de una persona tiene una secuencia bastante curiosa.
Cuando uno ve por primera vez a una persona, esta tiende a clasificarla deacuerdo a su experiencia y entonces el cerebro archiva y clasifica a una persona deacuerdo a ciertos patrones.
Y bueno, la realidad y el tiempo mientras conoces a una persona, te hace darte cuenta de que esta persona, la mayoría de las veces no era lo que uno esperaba. Esto se debe a lo mismo de la clasificación de patrones y archivamiento de los mismos.

Te preguntarás si entonces, debes ponerte triste si esto sucede.
La respuesta es no.
Esto se da todos los días a toda hora con cualquier persona del planeta, y uno no debe sentirse triste por el hecho de que las personas no era lo que uno esperaba. De hecho, a uno mismo lo clasifican y lo archivan segun la experiencia de los demás.

¿Esto tiende a ser una rutina en tu vida?
¡Hay una solución!
Se llama: CAMBIO.
¿No te gusta algo?
Bien, cámbialo.
¿No es lo suficientemente bueno?
Bueno, ¡cámbialo de nuevo!

La vida no es complicada. Sólo hay que seguir las instrucciones.
¿Qué dices? ¿Que la vida no venía con instrucciones?
Vamos, uno no puede ser tan inutil, si no tiene instrucciones es porque UNO mismo hace las instrucciones.

Es sólo cuestión de hallar una salida, rápida y eficazmente.

domingo, 29 de abril de 2012

Y tu, que nunca miraste a las nubes...

El día no ha comenzado, aún, según decía mi reloj biológico desde que desperté de manera súbita, espontánea y de forma estruendosa a las 5 horas con diecinueve minutos de la madrugada. No tenía opción, era como si este suceso estuviera determinado por mi propio futuro, pasado, ahora entonces.

Las cobijas, frías. Y el amplio velo nocturno reina sobre mi ciudad, y varias, aún, con el mismo huso horario. Ya no sentía. Desde ahí cambia todo, e inicia un pequeño recorrido para acaparar con mis ojos la existencia solar, sin embargo, a esta hora, dudo muchísimo que salga el sol.
Me levanto y entreabro media cortina roja, a mi derecha, la noche aún vive, como era de parecer, puedo observar entonces los árboles moviendose al ritmo intenso pero suave de el viento en domingo.
"Si a los diez minutos no se concibe el sueño, párese" decía algo recordando arduamente. Está bien, vámonos de aquí.

Pasemos al baño primero, pues, más tarde podremos apacentar el vicio. Tomo algo de ropa y me cubro con ella el cuerpo. Se supondría que haría frío, pero ya no lo siento, no lo recuerdo haber sentido.

Todo se ve mejor ahora, me decían mis gafas. y el reloj no lo iba a necesitar por ahora. Me dirigí hacia los escalones, pero no enciendo la luz de ellos.
Algo va a entrar por la puerta de la cocina. Y suena la chapa de la puerta principal, lo cual me alerta un poco, en busca de algo de comer, fallo, beber no quiero.
Fijo mi vista entonces en mi caballero, él ahí esta todas las noches y días, velando la guardia en mi escritorio, su vista es firme, con una postura erguida que me hace recordar. Su hacha, no la necesitará.

La miel de la pipa está escurriendose de la boquilla, la curación todavía no está lista. Mi billetera no tiene un solo centavo en las bolsas, la navaja, ahí está, reposando, y un perfume también.
Abro un cajón principal y hallo una cajetilla de cigarros, la debí dejar la noche anterior aquí, pensé.
Quizá sea hora para quererme un poco, tomo dos cigarrillos y uno me lo meto parcialmente del filtro a mi boca seca. Está amargo, plácidamente amargo.
Ahí hay un mechero, tómalo. Me dije.
Salí por la cocina, todavía oscuro, el clima no me favorece, o por lo menos no lo haría a la gente sin ropa más ligera que la mía. Enciendo el mechero y prendo mi cigarro, de manera rápida y efectiva, no como para quemarlo demasiado, ni para no encenderlo. Doy una pequeña aspirada y ya está listo, vayamos pues a recorrer la noche.

El día parece nublado, pero ignoro su futuro. Mi gato está dormido, mejor no despertarlo todavía para comer, lo que me brinda más tiempo, tiempo bueno.
Mi caminata va en prosa hacia la esquina del jardín, en donde me paro, y me recargo un poco, divago, y me pongo los audífonos en mis orejas, reproduzco algo de shoegaze melancólico y empiezo a pensar. ¿Qué podría pasar ahora?

Creo que me he olvidado de respirar, incluso creo que de latir mi corazón también, dudaría de el parpadear de mis ojos. No importa ahora, si tan sólo los mares fueran piadosos.
Veo, y como que enfoco una parte de un pequeño sendero formado por piedras, es ahí cuando se acerca el gato y me mira como si me dijera "cargueme, amo."
Ahora no, criatura.

El cigarro está por terminarse, ya siento más caliente la aspirada del humo del tabaco.
Pienso, pienso, pienso y pienso, miro al sol.
Pienso, pienso, pienso y pienso, la mirada se desenfoca.

Vayamos por una silla, acompañame, pequeño Suki. Miremos el amanecer.
Todo pasa tan rápido...

Tomo la silla de metal y la encimo en el césped parada, y estable, para que pueda soportarme firmemente sin desmoronarse, me siento entonces. La música, continúa.

Dime pues, ¿quienes somos? ¿a qué estamos destinados? ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué?
Y muchos más porqués rebotan en mi mente mientras abandono la esperanza de seguir con vida poco a poco. Ya no siento nada.

El sabuezo se acerca a mi brazo y lo olfatea con rapidez. Te acariciaré esta vez, criatura.
No quiero lastimar vida ajena.
Acercate, gato, es hora de conversar.

Con esa sutileza, ven. Moviendote de un lado a otro como lo hacen tus diminutos omóplatos felinos.
Siéntate aquí, le indico con mis manos.
Miro al sol y pienso.
Miro la sombra reflejada por un auto de juguete, y pienso.
¿Cuánta información más?
Cae una hoja.
Un pasto se mueve.
El sabuezo estornuda y me da la ligera impresión de ver niebla.

Si miras fijamente, podrás ver fantasmas.
Fantasmas hechos de hilos y halos, que te comeran.
No, yo tampoco pienso ser comido, no ahora.

Pides que te acaricie el cuello, minino, está bien, acompañame, esta mañana, estoy solo.
Así pasaron tres largas horas, que se acortaron debido a mi frecuente pensamiento profundo.
Debería inundarme en meditación, son maremotos de emociones lo que siento. Mas el tren de pensamiento, que va a toda marcha, y por lo visto, le hace más falta el carbón.
Caigo entonces en un breve, pero delicioso letargo, con mis ojos abiertos.
¿Alucinas o ilusionas, caballero?
¿Te sientes mareado?
Deberías, has dormido sólo tres horas. tres horas y casi veinte minutos. Tres, no, casi cuatro horas contando tu letargo emocional-cognitivo con los ojos abiertos.

¿Me lo vas a negar?



"-Esa es una pregunta extraña.
 - Si tu estuvieras muerta, estaría bien, si yo estuviera muerto, estaría bien.
 -No creo que debas decir esas cosas.
 -Uno nunca sabe."



Cae otra hoja, siento su caer, casi en levitación lo suficientemente ruidosa para despertarme.
El gato sigue aquí, pero ha adoptado una postura más cómoda, sigamos en lo nuestro.
¿Por qué?
¿Por qué?
¿Por qué?
¿Por qué?
¿Por qué?
¿Por qué?


No lo sé.
Pienso, pienso, pienso y pienso, pero nunca llego a nada.


Mi soledad es la felicidad de los demás, y así debe ser.










"Te voy a extrañar"










Requintos.






Vamonos, necesito más tabaco. No estoy carburando bien.

De regreso, voy por lo que necesito, otro cigarro y salgo de nuevo, de regreso a la esquina.
La felicidad de otros depende de mi soledad.
Cae otra hoja, y se resbala una lagrima por mis mejillas.

Mi día no ha empezado, pero ya se terminó.




sábado, 28 de abril de 2012

Me muero, y ¿después? ¿te veo allá?

Sí, soy un enfermo.
Cambié, como cambiaste tú.
Finalmente, vamos al mismo camino, recuerdos, recuerdos...
Somos una canción, querida.

Y juntos, pasaremos las amplias nubes. Ya lo veras.

Eres tú, no eres otra, vamos por la tercera vez, y dudo de su funcionalidad, pero allá vamos, quizá no hoy, quizá no mañana, pero un día de estos, iré, y tu vienes conmigo.

Es un plan egoísta. Ya lo sé, soy un egoísta, te quiero para mi solamente. ¿Y qué?

No soy más que un barco sin vela, queriendo recorrer los siete mares sin tampoco algun remo.
Son terrenos desconocidos, aguas extrañas, no las reconozco ahora, pero me gustan, las amo.
No me importa que seas ahora, no me importa como lo seas, ni qué pienses, ni por qué lo hagas. Pero por todo eso, algún día, si el destino me lo ha de permitir, será mío.

Y a travez de la madriguera de mi vida, encuentro cómo me incinero poco a poco, mas día tras día, me consumo, mi piel se carcome en un sinfín de segundos letales que me flagelan mis emociones.

Variando, variando, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no. Sí.

¿Me amas?
Ya no te amo, decías.
Pero yo te amo, te dije.
He dicho que no.

¿Para qué pensar en algo vano y sin utilidad en mi vida?
¿Serías entonces como un champiñón venenoso en medio de mi jardín?
Te comería, si así fuera.
Y moriríamos juntos, esta vez, por fin juntos.

Porque no eres tú, ni eres otra, si soy yo, o soy otro. No tengo culpables ni aún sospechosos.
Él, ella, él, ella, él, o ella.
¡Ya no resisto!
¡Arderemos en el infierno por esto!

Caemos, caemos...
Si vas a caer, yo caeré junto a tí, cae conmigo ¿Vale?
Y mientras caemos, toma esto, y ahógate.
Morirás primero, pero no pasaras la pena de verme agonizando por la caída.
El paracaídas no se abre, la muerte súbita aguarda. Estás a salvo en mis brazos.


Un discurso grande, pero pequeño sale entonces, pero ¿con qué valor? ¿Qué ha de significar? ¿Qué interpretación le das a mis palabras si no es más que basura para tus oídos?

Mantén tus ojos en el camino, no caerías en la madriguera consumidora de sueños.

¿Qué dices? ¿Es para mi?
Lo he roto.
Lo siento muchísimo.

No sé si venga después, si no es que he muerto, amada, perdóname.
Me voy, me voy, me voy.
¿Te importa? ¿Es hora de mis pastillas de dormir ya, señorita?

Soy egoísta, ya lo sé, porque soy un enfermo.

Puedes darme la espalda, pues somos un espejo.
Y Faltan 5 horas antes de morir.
Faltan 4 horas antes de morir.
Faltan 3 horas antes de morir.
Faltan 2 horas antes de morir.
Faltan 1 horas antes de morir.
Faltan...











miércoles, 18 de abril de 2012

Esas sombras, aparecen en tí cuando menos lo has esperado.

Ha sido un día, me parecería correcto llamarle memorable, sí. Memorable me parece la palabra correcta.
Después de algunas suertes implicadas en mi rutina diaria y cotidiana que me permite abrir mi sendero hacia mi camino profesional, en pocas palabras, darme una profesión.
Y creo que le he dado un destino revoloteante a mi vida después de algunos acontecimientos de esta semana.
Para empezar me gustaría pubicar que mi proyecto de Piensa sonriendo fracasó de manera trágica, los carteles que pegué en mis alrededores todos fueron brutalmente despegados, amordazasos y cruelmente asesinados, cosa que me parte el corazón en dos. Si pones atención, todavía se pueden oir unos crujidos, escucha:

*¡Crack!*

¿Lo vez? Pero bien, me es un placer informarles que esto no era más que una prueba para los habitantes cercanos a mi facultad. Y pues, lo acepto, dudo que esta prueba sea exacta, de hecho no espero eso, de hecho ni lo esperaba, de hecho esto antes ni era una prueba. Pero por lo que he visto en mi sociedad/comunidad, o como le quieran llamar, principalmente la gente de mi facultad, veo que se juntan en grupitos, quizá esto sea normal, y quizá hasta sean normales las rivalidades de un grupito hacia otro grupito. El punto es que la gente hoy en día no tiene sentido del humor ni una sonrisa para dar, si no es con sus seres a quienes les tienen confianza. ¿Captan?
Una persona no te sonreirá. Nunca. (Por lo menos acá)
Le he sonreído a muchas personas en los últimos años, y con más frecuencia a los desconocidos y no he obtenido mas que miradas de "¿Qué demonios me vez, y qué pretendes con esa sonrisa tan pícara y atrevida?". Claro que no les he sonreído de manera pervertida, sino de una manera sincera y muy apegada a como sería la verdadera sonrisa sincera/alegría, la cual se forma porque los músculos de las mejillas se alzan hacia arriba y se forman las patitas de cuervo en los extremos exteriores de los ojos.

La gente es muy mezquina. Y hablando con mi terapeuta solo he hallado respuestas qeu me dice que sólo los tolere.
Bien, si sólo toleramos la frialdad de la gente ¿qué será después?
Si por ahora vemos la violencia como algo normal en la gente o en las revueltas, podríamos después en un futuro no muy lejano a las personas: insensibles.

Y empezamos por no devolver una sonrisa.
Como de 100 personas a las que les sonreí, sólo una o dos, quizá hasta tres me la devolvieron (y de manera apenada y sarcástica).

¿Qué podemos aprender de esto?
Fácil, si alguien te da una sonrisa, devuelvela, sería la respuesta más adecuada.
Uno no pierde nada, nada de nada.
Hasta podrías ganarte un amigo/a.

Yo, por mi parte, seguiré intentando que la gente sonría incondicionalmente, que exprese sus emociones como se debe y que no las reprima/suprima/cohiba.

Pasando al punto no. dos, he visto hoy, y he sacado una conclusión rápida, así tipo Insight, que la depravación de la gente tiene su origen en el ocio.
Podría de aquí desglosar todo lo que conlleva esto, por mencionar algunas, tenemos la pedofilia, la coprofilia, urofilia y demás.
Todas esas cosas son depravaciones, gente ¡depravaciones!.
Después de una habituación contínua a un estímulo excitante para un sujeto, lleva a éste a otro estímulo al cual el sujeto es más sensible aún, y por ende, lo excita, y no sólo hablando de parafilias o preferencias de gustos. Esto se podría dar en todo caso y es a lo que he llamado Teoría de la insensibilidad gradual.
Tiene su base en lo que acabo de decir. (Escribir, pues.)
Ignoro que haya algún otro estudio que se asemeje a mi teoría, bueno, mejor dicho, algún otro estudio al que yo me asemeje sin saberlo siquiera.

Por último me gustaría compartir un punto bastante frágil, frágil como una copa de vidrio o como un pan hecho de pasta hojaldrada.

Parece que estoy pasando por un problema no sé si llamarlo severo pues creo que sigo en duelo por mi difunto padre, y es por eso me parece que fumo en la pipa hoy en día y en los cigarros y por qué tengo un gato de mascota al cual trato como mi hijo que aún no concibo.

Relaciono todas esas cosas con mi papá, el cuál ya no está aquí y por eso hago cosas que él hacía o le gustaban.
La pipa, y el tabaco sabor maple. De los últimos días de mi padre.
El gato. Con su permanente gusto por los felinos.

Y sí, pues, así es la cosa.

He estado reflexionando un par de cosas más, sin embargo creo que lo dejaré para otra entrada.

Y así todos esten de rodillas, yo moriré por esta belleza.
PD: Casi lo olvido, la galleta.
































































































































Ohhh siii... ^^

martes, 10 de abril de 2012

Miremos al cielo, querida.

No soy la persona indicada para decir esto, pero hay problema, porque este es mi blog y no el tuyo.

Siempre que voy de camino/regreso a mi escuela y a mi casa, porque me voy caminando, veo gente pasar, y actualmente es mucha.
Bueno, no, no tanta.
Me indigna que me vean raro cuando yo llevo una sonrisa en el rostro.
¿Sabes una cosa? Un día mi padre me dijo que no importa lo que pase, tienes que mantener la frente en alto y dibujando una sonrisa en tu cara.
Así que lo hago.
Y es así como inicia mi recorrido urbano, aplacando en mi una sonrisa verdadera, pues ¿por qué habría de ser falsa?
No me miren raro, gente.
¿Qué tiene de raro sonreir?
Constantemente también oigo la frase "sonreir como retrasado".
No sé ustedes, pero yo no soy retrasado, y aún así sonrío. Bien, volvamos al tema, ahí me tienen entonces, sonriendo por las calles de Toluca, y la gente se me queda viendo como si tuviera un bicho enorme en mi rostro, como si pasara un ser extraño, que no ven todos los días, y sí, es cierto, eso no lo ven todos los días.
La gente hoy en día está condicionada a sonreir con la gente que conoce y mandar al demonio a todos los que no.
Y luego se quejan que por qué en Toluca la gente es como el clima: fría.
Voy a empezar un pequeño proyecto, sin embargo, me gustaría realizar un cambio en las personas que vean este proyecto, al cual llamaré "Piensa sonriendo".
Justo así:

:)

Pronto veran cosas relacionadas con esto en las calles de Toluca, mucho más por el centro de la ciudad y por la Facultad de Ciencias de la Conducta.
Tiene dos causas, la primera, es dar a conocer mi blog, y la segunda, es sacarle una sonrisa a la gente que pasa en su día como si nada les trajera algo de atención.
Sin embargo, no sólo esto se trata de sonreir, también se trata de pensar, como dice el título de mi proyecto.
La gente va y viene por las calles de la ciudad, pensando en cosas inútiles.
¿Por qué no pensar algo de provecho? ¿Que te pudiera abrir la mente?


Sería fantástico.
Si todo sale bien, desde mañana iniciaré esto, esten pendientes y observadores.


Ah, casi lo olvido.
Debido a sus constantes quejas de que no reciben galleta, les tengo una solución, mira alla abajo, si, abajo.
Te gustará :)













































































































Ohhhh sii..

lunes, 9 de abril de 2012

Así que, te burlas de las creencias ajenas ¿no?

Buen día.
Hoy se me ha ocurrido poner este tema aquí, porque veo que mucha gente, de la que estoy rodeada, siempre se burla de las creencias de los demás.
La verdad, eso sólo muestra inmadurez.
Mis padres me inculcaron el catolicismo desde que era un pequeño niño, y como toda la gente, tengo mis dudas acerca de el misterio de las revelaciones de Jesucristo. No me gusta para nada la iglesia, con aquellos los sacerdotes homosexuales y pedófilos, y demás cosas acerca de ellos, o las distintivas incoherencias papales de las cuales se caracteriza el actual papa Benedicto XVI.
Sin embargo, por no fallarle a mi madre, asisto con ella usualmente cada ocho días a misa.
Por mi, iría por lo menos una vez al mes.
Pero vamos, esto no se trata de hablar de mi, sino de ustedes.
He visto que la gente se burla constantemente de la biblia, se mofan de las palabras de Jesus, de la iglesia y por supuesto, esta gente para defenderse se refugia en aquel que dijo "Dios está muerto."
Pienso que como una persona en pleno camino hacia la madurez humana intelectual/social uno debería aprender a respetar las creencias de los demás.
Así como hay gente que respeta las preferencias sexuales, (aunque también hay gente que no) debería haber gente que respetara las religiones de cada quién.
A ver.
Yo nunca (exagerando) he visto a una persona mofándose de la religión hindú, budista, o musulmana.
¿Qué gana esta gente, burlandose de la religión Cristiana/católica)?

¿Qué ganancia hay en eso? ¿Sentirte bien con tus otros amigos, no practicantes de la misma religión a la que ofenden?

Preguntate eso y respóndete. Podrías incluso madurar.
Cada persona tiene su opinión personal de lo que piensa de el paradigma subjetivo de la sociedad.
Pero existe algo que todo ser humano debería tener en cuenta, llamado valores.
¿Han oído algo del Respeto, o la Tolerancia?
Bueno, he ahí la clave de la madurez humana, los valores.

¿Por qué no tolerar lo que piensa la gente, o simplemente respetarlo?
¿Cual es el objeto de que la gente ODIE, sin razón alguna, las creencias de la gente, mientras ésta, les está dando una esperanza a sus vidas?

La religión le brinda a la gente una esperanza mas o menos concreta a sus vidas.
¿Por qué?
Pues esta, es una serie de reglas y método de vida para hacerla de la manera más amena/pacífica/armoniosa en la gente que creé en eso.
La gente, por ejemplo, cristiana, le reza a Jesús, para que sane sus heridas, los ayude a mejorar como personas, cuidar a su familia, que les vaya bien, y muchas cosas más.

Esto hace que la gente tenga una prolongada esperanza de vida, y en cierto modo, felicidad.

Lo mismo sucede con las demás religiones, sólo que claro, hay varias cosas que podrían ser inhumanas.


Otro punto, el ateísmo.
Está bien, eres ateo, no creés en ningún Dios.
¿Acaso eso te da derecho para ofender la religión, o hacer burla de ella?
Hay tanas páginas en la web, de ateísmo, sólo para molestar.
Piensa en esto: si no creés en un dios, ¿por qué lo ofendes?

Para finalizar, me gustaría que tomaras en cuenta mi punto de vista, y reflexionaras, antes de volver a ofender las creencias ajenas.

Si tu no creés ¿Por qué te metes a los asuntos de los demás?.

Vamos, gente, hagan de el mundo un lugar mejor, maduren como la gente civilizada, tomen los valores en cuenta y sonrían.